domingo, 27 de mayo de 2018

DISFUNCIONAL : POLÍTICO *


Bien, entonces, comenzar por lo más frágil y disfuncional, el poema



No hay que echarse a morir
Hay que echarse a vivir serenamente.
Debes ir y poner tu huella digital
sobre lo más sólido
Después brindar con el borrón de ti mismo
sin cuenta nueva en el espejo
en el bar de la esquina
Después marcharte con el portazo único
de tu corazón
por la calle larga
y cerciorarte
que nunca nadie te siga…



Quería comenzar esta conversación con ustedes compartiendo estos versos de Elvira Hernández, poeta chilena, útiles, creo, para desplegar algunas intuiciones e inquietudes que me acompañan desde que recibí la invitación a participar de este festival.  La primera de estas inquietudes, y tirando del hilo vibrátil que nos deja suelto Elvira, es la que me atraviesa al investigar de qué extraña materia está hecha la fidelidad a nuestro querer vivir[1] -al menos a cierto querer vivir- singular e intransferible. Difícil fidelidad, que por momentos se vuelve incomunicable. Querer vivir que muchas veces precisa de una soledad porosa, delicada, dispuesta a ser poblada y habitada. Querer vivir inquieto, en inquietud, que nos vuelve disfuncionales frente a un modo de vida y de estar en el mundo demasiado acelerado, solucionista y depredador.


No hay que echarse a morir / Hay que echarse a vivir / Serenamente escribe Elvira. Serenidad e inquietud, entonces, y quienes intentamos transitar nuestro vivir de un modo funcionalmente diverso, múltiple, portando alguna herida o cicatriz más o menos visible, o no nos adecuamos a la neurotipia y a las emocionalidades más propias del gran depredador, tenemos alguna experiencia de lo que significa ir por la vida un tanto echados. En mi caso particular, la fibromialgia me ha obligado más de una vez a estar echado, a veces durante tiempos prolongados. Echar-se: práctica cotidiana, cuidadosa de la inclinación, hecha de tiempos rotos, necesariamente hetrogéneos, en la cual la decisión entre la verticalidad obligatoria y una horizontalidad impostada, que no se extiende más que para derramarse sobre sí misma, deja de ser lo más importante. De esas mínimas inclinaciones, de esos gestos sutiles, se nos hacen nuestros días y nuestros mundos. De ese echarnos a vivir, también, amigo de las detenciones, los ritmos desfasados, los impasses. Un echarnos a vivir, que cuando logra habitarse con serenidad, es alegre ocasión para inventar y compartir nuevos caminos, pasajes y domicilios provisorios.


Echarse a vivir, decíamos, rumiante, de metabolismos lentos. Devenir un poco esas vacas que todavía pueden observarse de camino a Aragón, que pastan, se alimentan, nos miran sin exigencias, dejándonos ir cuando así lo deseemos. Ir perdiendo, sin temores, lo que nos dicen que es la “forma humana”, lo único que quizás valga realmente la pena perder. Cultivo silencioso de un saber frágil, que descansa sobre sus pliegues y sus fallas, en íntima relación a la enfermedad, es decir, a una situación donde se han perdido las firmezas y los sostenes, situación que no necesariamente resulta o se resuelve en una pura pasividad servil, victimizada, sino en otra disponibilidad, abierta a la potencia de lo inaudito. Nada de escamoteos ni de idealismos simplificadores. ¿Quién, en tiempos de necropolítica globalizada, no está un poco enfermo? ¿No es acaso este nuestro paisaje, en donde las certezas se desvanecen como el polen que cae de las flores y es arrastrado por la brisa, anunciando –vaya, no habría que olvidarlo- la llegada de otra primavera? 



 Marc, Franz, La Vaca Amarilla, 1911


La enfermedad puede ser una invitación, pues, balbuceante, a ´saltar la tapia´ de nuestros encierros y microaislamientos para dar lugar a lo que todavía no existe, o no nos atrevemos a imaginar (un muy otro sentido de la innovación, según planteaba Foucault). Aquello que no puede percibirse ni mucho menos oírse, pero que insiste y no deja de pedir espacio y lugar. Aquello que de pronto y sin previo aviso se abre paso entre nosotras para desorganizar y desarmar nuestras posiciones y nuestras escuchas, demasiado acostumbradas al exceso de estímulos y a la movilización obligatoria, al chillido ruidoso y arrasador. “Hoy preciso de una soledad tan extensa como el mar y tan suave como la espuma que trae con él”, escribíó Fernando Pessoa en su diario. Soledad inquieta, disfuncional, ultrapolítica, si entendemos lo ultrapolítico como aquel impulso al contagio, a un estar-juntas empático, que no deja de prolongarnos en los otros, preservando los  silencios y las distancias. Contrapedagogías del cuidado y de una ternura que se quiere radical, contra los rebaños despóticos y las manadas violadoras y crueles.



La experiencia de un amor, de una enfermedad, un encuentro, un bloqueo existencial, que pone nuestras vidas, nuestras prácticas y nuestras situaciones boca arriba, en estado de precariedad y de asamblea permanente, y nos empujan a ir más allá de la queja y de la funcionalidad sobreadaptada. Politizar esas agitaciones vitales, entonces, hechas de una extraña mezcla de placer y de dolor, de miedo y de impenitente curiosidad, de entusiasmo y de desorientación. Hacer de estas politizaciones motivo de nuestras huelgas por venir. Como en aquel cuadro de Max Ernst, nunca nadie supo ni sabe demasiado bien lo que puede y lo que no puede un cuerpo que insiste y persiste en medio de esos ramalazos.


En una extraordinaria entrevista, Suely Rolnik, escritora, activista y psicoanalista brasilera, advierte sobre la necesidad de construirnos pararrayos[2], para protegernos y sostenernos en medio de las tormentas y las desertizaciones, para atravesarlas sin desbocarnos en el miedo o la desesperación. Si el desierto avanza, y España no es la excepción, necesario es reaprender a caminar, a aliarnos, a transitar y a retornar. No es posible montar un pararrayos ni atravesar las crisis en soledad, nos dice Suely. Necesitamos ir al encuentro de las amigas, invocarlas, convocarlas. El pararrayos sería esa máquina amistosa, objeto-camarada– imprescindible para permanecer de pie, doblado, inclinado o directamente echado –cada una elija- ante los descalabros, los desbandes, acogiendo nuestras disfuncionalidades, sin erigir fortalezas imaginarias ni endurecer la piel.  Al enfriamiento afectivo, que hoy se ha vuelto programa político indiscutible, montarle entonces uno, dos, mil pararrayos, que protejan y preserven nuestras combustiones invisibles. Pararrayos para no dejar de sentir el pulso de los mundos que nos circundan, nos habitan y nos inquietan. Para darles forma y sentido radicalmente diverso y provisorio.


Palabras, objetos, cuerpos-pararrayos. Cobijos colectivos para echarse a vivir en la fragilidad y en la intemperie compartida.


*Texto leído en la mesa "Miradas a la Diversidad Funcional", programada dentro del 1er. Festival Transfronterizo de Creatividad y Discapacidad Diversario, desarrollado en Huesca desde el 23 al 27 de mayo de 2018.


[1] Tomo la expresión de Santiago López Petit, maestro y amigo.
[2]  Ver más en http://www.re-visiones.net/anteriores/spip.php%3Farticle128.html

sábado, 7 de abril de 2018

PARTITURA SUTIL. SOBRE NATALIE BOOKCHIN





 y a su manera
va a iluminar su propio camino a la pena

sin saber que esta forma de dolor
es compartida, innecesaria
y política

ADRIENNE RICH




“Mi intervención pretende evidenciar nuestra condición algorítmica, cómo llegamos a ver y  a saber lo que hacemos a través de esta mediación” dice Natalie Bookchin,  videoartista norteamericana, en una entrevista reciente. Dicha condición algorítmica, tendencialmente totalizante, escandida a partir de la pregunta intempestiva sobre el valor de lo que decimos, hacemos, pensamos y decidimos hacer visible en las redes sociales, recorre la mayoría de sus últimos trabajos presentados en lo que es su primera exposición retrospectiva comisariada por Montse Romaní, que actualmente puede visitarse en La Virreina Centre de la Imatge (Barcelona). En el trabajo y las reflexiones de Bookchin, las redes sociales, videoblogs y plataformas sociales de intercambio de datos funcionan como el auténtico tejido de maya, visibleinvisible, que se extiende sobre nuestras existencias precarias, empobrecidas, sobre  sus ritmos, movimientos, tonalidades y derivas. El algortitmo, en tanto manual de instrucciones fragmentario, cuyos axiomas se presentan como infinitamente recombinables, procede a intentar organizar los nudos de este tejido mediante asociaciones lineales y selectivas, orientadas hacia la transformación de los datos y de los cuerpos y discursos que producen estos datos, en valor económico y rentabilizable. Esta es la utopía BigDatista, vehiculizada por las grandes  corporaciones del (mal) llamado capitalismo inmaterial (Google, Apple, Samsung, etc.). Diagrama que, huelga decirlo, de inmaterial tiene muy poco dado que sus efectos sobre los cuerpos y las vidas son de una naturaleza muy concreta, específica y localizada. Es este trabajo de selección, singularización y desmitificación sobre una materia virtual y evanescente el que sitúa la hiperpoliticidad[1] de la obra de Bookchin



Y bien, frente al poder del algoritmo y del código binario, siempre queda un resto, una voz cuya melodía se vuelve disonante, que interfiere en los flujos y les hace algo de ruido, que deshilacha sus nudos para dejar pasar otras melodías, intraducibles. Es sobre ese trasfondo intraducible que Bookchin organiza su poética de investigación, composición y producción. Una hebra partisana, destituyente e interruptiva recorre sus últimas realizaciones, con el fin de poner en jaque la estela enredada de los mitos que nos gobiernan. En sus trabajos expuestos no es el poder ni sus representaciones el punto de mira  por excelencia,  sino más bien el magma volátil y ambivalente de significados, discursos, palabras, sentidos, deseos que le ofrecen a este poder, fractal y aparentemente acefálico, una consistencia provisoria, al mismo tiempo que le abren tajos, resisten sus codificaciones y huyen de sus capturas, dejando entrever otros modos posibles de componer y de hacer- mundo. El estallido de la perspectiva, hasta volverla coral y anónima,  la pobreza[2] –de las imágenes y de los cuerpos que aquí toman la palabra- son los vectores privilegiados para hacer pasar y hacer visibles algo más que instrucciones, estimulos binarios  y entusiasmadas servidumbres . La imperfección es la cima, escribió alguna vez Yves Bonnefoy, y Bookchin parece hacer de esta línea motivo e inquietud estético-política.